En riesgo la higiene personal por alto costo de los productos

publicado en: noticias | 0

Comprar los productos para el aseo personal resulta cada vez más difícil, por el alto costo y el bajo poder adquisitivo.

Las marcas tradicionales, en su mayoría han desaparecido del mercado venezolano. Donde se consiguen, los costos son elevados. En la calle, los vendedores ambulantes ofrecen desodorantes, jabón de baño, afeitadoras, a precios elevados; muchos de estos productos son desconocidos por los consumidores. Nadie supervisa la procedencia de estos, ni su calidad.

“¡Qué grosería, una crema de dientes 9 mil bolívares! ¡No puede ser! Un desodorante, 20 mil bolívares; papel higiénico, casi 4 mil bolívares; un jabón de baño en casi 5 mil bolívares. Ya no se va a poder comprar siquiera jabón” –expresó María Contreras, una ama de casa, al retirarse de un puesto de venta del mercado Los Pequeños Comerciantes-

Y es que la gente dice que cada día resulta más difícil el aseo personal, por el alto costo de los productos y el bajo poder adquisitivo.

Recuerdan que a partir del primero de agosto, el sueldo mínimo aumentó de 65 mil bolívares a 97 mil 531 bolívares; es decir, de 2 mil 166 bolívares diarios, el trabajador pasó a ganar 3 mil 251 bolívares, pero un artículo básico de aseo personal supera el salario del día.

El precio de los diferentes rubros depende al parecer de la conciencia del comerciante, la mayoría informal, porque el comerciante formal o lo tiene, según usuarios, guardado para vendérselo a su cliente de confianza, o prefiere no vender el producto.

En la mayoría de los puestos de los mercados, y también en los abastos y supermercados en general, el costo es alto, sobre todo si quien lo compra es el padre o madre de familia que trata de sobrevivir con un sueldo mínimo y prácticamente le es difícil comprarlo junto con el mercado de la semana, pues dicen que deben decidir entre darle prioridad a la comida o a los productos para el aseo.

Cuando en un establecimiento formal no tienen el producto regulado, invitan a visitar a los bachaqueros, que “sí tienen de todo”.

Y es que cualquier persona que se dé un paseo por la ciudad se da cuenta de que, tanto los productos de limpieza como todos en general, se pueden encontrar en cada puesto improvisado que hay en San Cristóbal, entre ellos, los ubicados en los alrededores de los mercados municipales.

Cuando se pregunta el precio, algunos informales son amables, pero no falta el que prácticamente amenaza por tanta “preguntadera”, sobre todo si se dan cuenta de que quien lo hace es un periodista.

Un informal, molesto, expresó que el desodorante de marca que tenía costaba sobre los 2 mil bolívares, pero cuando le dijeron que vendiera dos o tres, dio la espalda y se los llevó.

Un desodorante de marca, de más contenido que el que vendía el informal, que era pequeño y obviamente no era ese el precio sino mucho más alto, costaba en un abasto 23 mil bolívares; la crema dental de 150 gramos, de origen colombiano, en una tienda de perfumería y artículos de higiene estaba en 6 mil 968 bolívares; la de 100 gramos tenía un precio similar; un champú de marca nueva, de 200 ml., a 4 mil 561 bolívares; el papel higiénico, de dos unidades, a 4 mil 600 bolívares, y el jabón para lavar platos, de 400 gramos, a 3 mil 800 bolívares.

En otros establecimientos se vio el paquete de cuatro unidades de papel higiénico entre 4 mil y 5 mil 900 bolívares; el jabón de baño pequeño a 3 mil 141 bolívares; el jabón para lavar platos, de 500 gramos, a 3 mil bolívares; el jabón de baño, entre 3 mil y seis mil bolívares.